“Los muertos están tanto presentes como separados de nosotros. Nos dejan libres cuando los recordamos con amor, mirando a pesar de todo, también hacia delante. Al mirar hacia delante, también nosotros los dejamos libres. “ – Bert Hellinger

El pasado 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre tuvimos una de las celebraciones más importantes en México, el día de muertos. Esta celebración se vuelve tan importante ya que celebramos a esas personas que hoy no están físicamente con nosotros y se encuentran en los recuerdos de nuestras mentes o en acciones que hacemos a diario.

Recordamos a esas personas que compartieron una parte importante de nuestra vida, sean tus abuelos, padres, tíos, hermanos, primos, hijos o amigos, no importa que rol tenían en su vida diaria fueron y serán una parte importante para ti.

En esta fiesta el propósito principal es recordar a nuestros ancestros y celebrar con ellos que estuvieron en nuestras vidas, así tal y como fueron. Al morir ellos dejaron de estar con nosotros sin embargo todo lo que compartimos con ellos, sus enseñanzas, sus errores y aciertos son lo que nos quedamos de ellos. “Por lo general los recordamos con AMOR.”

Sin embargo, hay ocasiones en que no los podemos recordar de esta forma porque a nuestra manera de mirar nos hicieron daño o nos lastimaron muy profundamente. Los recordamos con odio, rencor o coraje; ¿Qué sucede conmigo cuando recuerdo de esta manera? Cuando recuerdo de esta manera a las personas que hoy ya no están físicamente conmigo, se me dificulta avanzar en mi vida diaria, empiezo a tener problemas con mi familia, mis hijos, mis colaboradores del trabajo; etc.

Existen diferentes formas de empezar a recordar y mirar distinto a nuestros antepasados, una de ellas es por medio de las Constelaciones Familiares que te ayudaran a posicionarte en el firmamento de tu sistema familiar, a encontrar la fortaleza en tus ancestros, lograr el equilibrio, hacer las paces con tu pasado, para vivir hoy feliz tu presente, poniendo todo en orden, para brillar como mereces. Aquí te dejamos los primero pasos para entrar en este tema.

Lo primero que tenemos que reconocer y agradecer es que gracias a ellos estamos vivos y estamos en este mundo disfrutando y existimos. Imagina a tu mamá y a tu papá detrás de ti y así a tu abuelo y abuela detrás de ellos, sigue hasta que logres ver cuántas personas debieron existir para que tú pudieras llegar. Los hayas conocido o no ellos siempre están ahí dispuestos a protegernos e impulsarnos hacia delante.

Con lo que conoces de ellos voltea a ver cómo fue su vida desde que fueron unos niños, como crecieron con sus hermanos, primos y familia, así como lo hiciste en tu vida. Quizás pudieras entender por qué fueron así contigo. O quizás era la forma que ellos tenían para demostrarnos cuanto nos amaban, esas acciones que para nosotros significaron regaños, desaprobación o gritos, solo nos demostraban amor.

Con esto que acabas de observar será más fácil voltearlos a ver y simplemente decir GRACIAS POR HABER EXISTIDO Y PERMITIRME QUE YO EXISTIERA. Comprenderás y aceptarás que todo tiene una razón de ser. Y emprenderás un camino dando pasos más seguros y firmes ya que puedes ver detrás de ti, todas esas personas que te transmitieron sus consejos, sus experiencias y sobre todo su AMOR. Y siempre estarán en tu corazón, podrás conectarte con ellos y mantener esa relación viva aun cuando no estén físicamente presentes y no los puedas ver; VIVEN EN TI. Y así nosotros cuando sea nuestra hora de partir sabremos que siempre estaremos en los corazones de aquellas personas a través de un pensamiento, sentimiento o algún recuerdo.

De aquí que esta festividad sea tan importante en nuestro país y podamos recordar a nuestros familiares o amigos con ese AMOR que todos tenemos dentro.

Conoce más sobre la vida de tus ancestros por medio de las constelaciones familiares que te mostraran la dinámica que existe en tu familia e identificar algunos conflictos que existen en tu vida.