Hola, resulta interesante saber si tú o yo y los demás necesitamos un Coach Personal; sabemos que está de moda la palabra Coach o Coaching, pero pocos sabemos que son los Coaches, para que sirven y en qué casos puedo ocupar un Coach; supongamos por un momento que tengo la consciencia de sí necesitar un Coach porque sé para qué me sirve un Coach, ahora la pregunta es, ¿EN QUIÉN CONFIAR, cómo saber si el Coach que encontré es el adecuado para mí, como saber si es una persona preparada para coachearme y no solo un o una improvisada que en vez de ayudarme me deja peor?.

Así que ahora trataré de contestar estas interrogantes desde el punto de vista del cliente, de la persona, del SER humano que necesita ayuda para salir de la problemática o conflicto en que nos encontramos sí, de ti y de mí que probablemente necesitemos un Coach para avanzar en nuestro camino.

Primero, ¿Qué es un Coach?, la definición de diccionario traducida al español es un “entrenador”, sin embargo la palabra Coach por si sola en nuestro español ya es parte de nuestro vocablo para entender de quién se habla. Un Coach entenderemos por la persona que se encarga de sacar lo mejor de otra persona para que esta última logre vencer los obstáculos que la tienen detenida, sin avance, sin lograr lo que se ha propuesto, un Coach es la persona que acompaña a otra en su camino para lograr aquello que creía que era imposible lograr, un Coach es aquel que logra que otra persona pueda cambiar su forma de ver la vida basado en el sistema de creencias del cliente, un Coach es aquel que encuentra la forma para que su cliente logre encontrar su camino de regreso al centro, y a partir de aquí camine hacia la felicidad anhelada, y así sabrás que habrás vencido todo aquello que te mantenía atrapado.

Mauricio Oltra escribió “Los Coaches, son el tipo de personas que se atreven a acompañar a otro en su camino, porque también están en el camino y para ellos esta es la experiencia más maravillosa; acompañar a otro por el sendero de la vida. Esta es su tarea, ser acompañante, aceptar al caminante, contemplar su caminar y honrar su camino. Coach es aquel que goza de este caminar ya que al hacerlo su propio camino se dimensiona, se crece con el acompañado, se quiebra con él, lo vive casi como su propio camino, se entrega con todo su ser. Coach es aquel que acompaña a trascender por que se ha trascendido a sí mismo. La riqueza solo es la consecuencia de los valores humanos más sublimes; si desde el Coaching ayudamos a que las personas se reconozcan a sí mismas, tendremos un mundo lleno de riqueza”.

Ahora, ¿Cuántos tipos de Coaches hay y cuál es el que necesito?, un Coach puede tener diferentes tipos de formación académica, pero un Coach Profesional parte de haber vivido un proceso de transformación con base en la técnica de Coaching Ontológico, ya que la Ontología la podemos definir como el “estudio del SER” sí, del SER humano, creo que esta parte es fundamental conocer de una persona que se dice tener formación en Coaching y creerse Coach.

Ahora partiendo de que tenemos un Coach que tiene formación en el estudio del SER, este puede tener formaciones más precisas como, Coaching de Equipos, Coaching Deportivo, Coaching Ejecutivo, Coaching Empresarial, Coaching Organizacional, Health Coaching, y bueno puedo seguir describiendo muchas especializaciones de esto ya tan famoso el Coaching, lo más importante será entonces verificar que el profesional al que nos acerquemos y que se diga Coach, tenga como base haber tenido en su formación la ontología, el estudio del SER, ya que es desde aquí desde donde parten todas y cada una de nuestras problemáticas, desde nosotros mismos, la especialidad de un Coach en alguna rama del Coaching es un extra que agrega valor en su formación y que se verá reflejado en nosotros con una mayor asertividad.

Leonardo Wolk describe en su libro, Coaching para Coaches lo siguiente “No elegiría como Coach a alguien que mal llamado profesional certificado no haya pasado por un proceso personal de coaching, ni que haya tenido durante su formación horas y horas de práctica con supervisión”.

Ahora ya sabemos para qué sirve un Coach y a que se dedica, también sabemos algo de su formación lo cual nos dará confianza para consultarlos en caso necesario, ahora veremos en qué casos podemos ocupar un Coach y que pueda servirnos.

Un Coach de vida y con formación ontológica nos vendrá bien en casos donde nosotros como personas sentimos que estamos en un bache, que no avanzamos o que no logramos lo que nos proponemos, por ejemplo, explorar las causas que provocan que mis relaciones interpersonales no florezcan, que no lleve una buena relación con algunos de mis padres, mala comunicación con mi pareja, peleas continuas y que cada día me están llevando a buscar separarme, conocer ¿por qué me alejo de mis hijos de forma inconsciente?, la relación con mis hermanos no es buena, me cuesta trabajo relacionarme en el trabajo, no tengo una buena relación con mis vecinos, etc. También podemos explorar las causas que tienen que ver con cumplir o no mis metas, me propongo objetivos y por “alguna” razón no los cumplo o a lo mejor si cumplo con mi meta pero no me satisface, siento que no estoy en paz, puede ser también que no logro despegar de donde estoy, siempre me pasa lo mismo para quedarme en el mismo lugar, tu sabes a que me refiero. El dinero, ¿por qué el dinero solo lo veo pasar?, ¿por qué el dinero no se queda conmigo?, encontrar “esa” relación oculta que tengo con el dinero me parece algo que sí puedo tratar con un Coach de vida un Coach Personal.

Si te gustaría hablar de estos y otros temas no dudes en contactarme.